Salvación

Paso 1: Ven a Jesús

… tal como eres. No hay necesidad de tratar de limpiarse primero, no hay necesidad de pensar en «No soy lo suficientemente bueno» o «No puedo vivir una vida lo suficientemente buena». Jesús nos invita a venir -con todos nuestros defectos e imperfecciones- y a hablarle como a un amigo, porque Jesús es capaz, una vez y para siempre, de salvar a todos los que se acercan a Dios a través de él.

Hebreos 7:25 KJV La Biblia nos dice que

Jesús es capaz, una vez y para siempre, de salvar a todos los que se acercan a Dios a través de él.

Paso 2: Arrepiéntete

Reconozca y haga saber a Dios que usted reconoce y se arrepiente de cómo su pecado lo ha mantenido separado de Él y de la vida abundante que Jesús vino a darle. Y luego toma una decisión de conciencia de hacer un giro en U, un cambio de rumbo…. un cambio de mentalidad. Eso es lo que significa arrepentirse. Significa ir por el otro lado. Entonces, en poco tiempo, empezarás a ver a Dios haciendo cambios en tu corazón y en la forma en que vives tu vida.

Hechos 3:19 NLT dice,

Ahora arrepiéntanse de sus pecados y vuélvanse a Dios, para que sus pecados sean borrados.

Usted llega a ser la justicia de Dios en Cristo Jesús a través de la salvación y el arrepentimiento. La justicia simplemente significa estar en posición correcta con Dios o reconciliado con Dios.

Paso 3: Creer

Confía en que Dios no sólo te quitará y perdonará tu pecado (la salvación no se encuentra en nadie más, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a la humanidad por el cual podamos ser salvos (Hechos 4:12), sino que te ayudará a vivir una vida victoriosa y a asemejarte más a Jesús todos los días (el ladrón (el diablo) viene sólo para robar y matar y destruir; yo (Jesús) he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia (Juan 10:10).

Romanos 8:9-10 dice,

Porque es creyendo en tu corazón que eres justificado ante Dios, y es declarando abiertamente tu fe que eres salvo.

Toma a Dios en Su Palabra. Cree las promesas en Su Palabra.
Es así de simple.

Paso 4: Confiesa

Reconocer a Cristo como su Salvador es una parte vital de su salvación.

Jesús dijo en Mateo 10:32-33,

A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

Si confiesas abiertamente que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

La oración de Salvación

Eso es todo, amigo. Sólo cuatro pasos, fáciles pero importantes. Dios lo hizo fácil y directo porque es Su deseo de ver a todos salvos (1 Timoteo 2:4). Ahora, me gustaría hacer una oración de salvación contigo. Sólo dilo en voz alta mientras lo lees y lo crees con el corazón:

Señor Jesús, te invito a entrar en mi corazón hoy para ser mi Señor y mi Salvador. Gracias por morir por mí en la Cruz del Calvario. Te doy mi vida y te pido que perdones mis faltas y errores… cada pecado que he cometido. Decido apartarme del diablo y de sus malas influencias. Gracias por amarme y perdonarme. Ayúdame a vivir por ti de hoy en adelante. Amén.

Nos regocijarnos contigo!

Cuéntanos sobre tu decisión de hacer de Jesús tu Señor y Salvador y pide mi folleto GRATIS, «Cómo vivir tu nueva vida».

Usted puede obtener este libro simplemente llamando a nuestro Grupo de Oración de Vida Abundante al (918) 495-7777 y haciéndoles saber acerca de su decisión. También puede solicitar el libro en www.oralroberts.com/prayer.