Escrituras de Sanidad

Sanidad y plenitud para la enfermedad física y la enfermedad

Éxodo 15:25,26

Y clamó a Jehová, y Jehová le mostró un árbol. Cuando la arrojó a las aguas, las aguas se volvieron dulces.
Allí les hizo un estatuto y una ordenanza, y allí los puso a prueba, y les dijo: «Si escucháis con diligencia la voz de Jehová vuestro Dios, y hacéis lo recto delante de sus ojos, escuchad sus mandamientos, y guardad todos sus estatutos, no pondré sobre vosotros ninguna de las enfermedades que yo he traído sobre los egipcios. Porque yo soy el SEÑOR que te sana.

 

Éxodo 23:25

So you shall serve the LORD your God, and He will bless your bread and your water. And I will take sickness away from the midst of you.

 

Salmo 23:4

Y servirás a Jehová tu Dios, y él bendecirá tu pan y tu agua. Y quitaré la enfermedad de en medio de vosotros.

 

Salmo 30:2

Oh SEÑOR, Dios mío, te clamé, y tú me sanaste.

 

Salmo 103:2,3,5

Bendice, alma mía, a Jehová,
Y no olvides todos sus beneficios:
Que perdona todas tus iniquidades
Quien cura todas tus enfermedades,
Quien satisface tu boca con cosas buenas,
Para que tu juventud se renueve como la del águila.

 

Salmo 107:20

Él envió Su palabra y los sanó,
Y los liberó de sus destrucciones.

 

Proverbios 3:7,8

No seas sabio a tus propios ojos;
teme al SEÑOR y evita el mal.
Esto traerá salud a tu cuerpo
y alimento para tus huesos. (NVI)

 

Proverbios 4:20-22

Hijo mío, presta atención a mis palabras;
Inclina tu oído a mis dichos.
No dejes que se aparten de tus ojos;
Guárdalos en medio de tu corazón;
Porque son vida para quienes los encuentran,
Y salud a toda su carne.

 

Proverbios 16:24

Las palabras amables son como miel dulce para el alma y saludable para el cuerpo. (NLT)

 

Isaías 53:5

Pero Él fue herido por nuestras transgresiones,
Él fue molido por nuestras iniquidades;
El castigo por nuestra paz fue sobre él,
Y por sus heridas somos sanados.

 

Isaías 58:8

Entonces tu luz se encenderá como la mañana,
Tu sanidad brotará rápidamente,
Y tu justicia irá delante de ti;
La gloria de Jehová será tu retaguardia.

 

Jeremías 17:14

Sáname, oh Jehová, y seré sano;
Sálvame, y seré salvo,
Porque Tú eres mi alabanza.

 

Malaquías 4:2

Pero para vosotros que teméis mi nombre, el Sol de Justicia saldrá con sanidad en sus alas. Y saldrán libres, saltando de alegría como terneros que salen a pastar. (NLT)

 

Mateo 4:23,24

Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, predicando el evangelio del reino, y sanando toda clase de enfermedades y toda clase de dolencias entre el pueblo.
Entonces su fama se extendió por toda Siria; y le trajeron a todos los enfermos que estaban afligidos por diversas enfermedades y tormentos, y a los que estaban poseídos por demonios, epilépticos y paralíticos; y los sanó.

 

Mateo 8:1-3

Cuando bajó del monte, le siguieron grandes multitudes. Y he aquí, un leproso vino y le adoró, diciendo: «Señor, si quieres, puedes limpiarme». Entonces Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: «Estoy dispuesto; sé limpio». Inmediatamente su lepra fue limpiada.

 

Mateo 8:5-13

Cuando Jesús entró en Capernaum, se le acercó un centurión, rogándole: «Señor, mi siervo yace en casa paralizado, terriblemente atormentado».
Jesús le dijo: «Yo vendré y le curaré». Respondió el centurión y dijo: «Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo. Pero sólo di una palabra, y mi siervo será sanado. Porque yo también soy un hombre bajo autoridad, con soldados bajo mi mando. Y yo digo a éste: «Ve», y él va; y a otro: «Ven», y él viene; y a mi siervo: «Haz esto», y él lo hace».
Al oírlo Jesús, se maravilló y dijo a los que le seguían: «De cierto os digo que no he hallado una fe tan grande, ni siquiera en Israel. Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos. Pero los hijos del reino serán arrojados a las tinieblas exteriores. Habrá llanto y crujir de dientes.» Entonces Jesús dijo al centurión: «Ve por tu camino; y como has creído, que así se haga contigo». Y su siervo fue sanado esa misma hora.

 

Mateo 8:14,15

Mateo 8:14,15
Cuando Jesús entró en casa de Pedro, vio a la madre de su mujer enferma de fiebre. Así que le tocó la mano, y la fiebre la dejó. Y ella se levantó y les sirvió.

 

Mateo 8:16,17

Cuando llegó la noche, le trajeron a Él a muchos que estaban poseídos por el demonio. Y echó fuera a los espíritus con una palabra, y sanó a todos los enfermos, para que se cumpliese lo que había sido dicho por el profeta Isaías, diciendo:
«Él mismo tomó nuestras debilidades
Y soportó nuestras enfermedades.»

 

Mateo 9:35

Entonces Jesús recorrió todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

 

Mateo 12:15

Pero cuando Jesús lo supo, se retiró de allí. Y le siguieron grandes multitudes, y los sanó a todos.

 

Mateo 14:14

Y cuando Jesús salió, vio una gran multitud; y se compadeció de ellos, y sanó a los enfermos.

 

Mateo 15:28

Respondió Jesús y le dijo: «Mujer, grande es tu fe. Que sea para ti como tú quieras.» Y su hija fue curada desde esa misma hora.

 

Mateo 15:30

Y vinieron a Él grandes multitudes, teniendo con ellos a los cojos, a los ciegos, a los mudos, a los mutilados y a muchos otros; y los pusieron a los pies de Jesús, y Él los sanó.

 

Marcos 5:25-34

Ahora una cierta mujer tuvo un flujo de sangre durante doce años, y había sufrido muchas cosas de muchos médicos. Se había gastado todo lo que tenía y no era mejor, sino que había empeorado. Cuando oyó hablar de Jesús, se acercó por detrás entre la multitud y tocó su manto. Porque ella dijo: «Si tan sólo tocara sus vestidos, me sanaría».
Inmediatamente la fuente de su sangre se secó, y sintió en su cuerpo que había sido sanada de la aflicción. Y Jesús, sabiendo inmediatamente en sí mismo que había salido de él una fuerza, se volvió en medio de la multitud y dijo: «¿Quién tocó mis vestidos?
31 Pero sus discípulos le dijeron: «Ves la multitud que te aprieta, y dices: «¿Quién me ha tocado? Y miró a su alrededor para ver quién había hecho esto. Pero la mujer, temerosa y temblorosa, sabiendo lo que le había sucedido, vino y se postró delante de él y le dijo toda la verdad. Él le dijo: «Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz, y sé sana de tu aflicción.»

 

Marcos 10:46-52

Y vinieron a Jericó. Cuando salía de Jericó con sus discípulos y una gran multitud, el ciego Bartimeo, hijo de Timeo, se sentó junto al camino a mendigar. Al enterarse que era Jesús de Nazaret, se puso a gritar y a decir: «Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí». Muchos le advirtieron que se callara, pero él gritó aún más: «Hijo de David, ten misericordia de mí».
Así que Jesús se detuvo y ordenó que lo llamaran. Entonces llamaron al ciego, diciéndole: «Alégrate, Levántate, te está llamando.» Y tirando a un lado su manto, se levantó y se acercó a Jesús. Respondió Jesús y le dijo: «¿Qué quieres que haga por ti?» El ciego le dijo: «Raboni, que pueda ver». Jesús le dijo: «Ve por tu camino; tu fe te ha salvado». Y al instante recibió la vista y siguió a Jesús por el camino.

 

Lucas 4:18

«El Espíritu del Señor está sobre mí,
Porque Él me ha ungido
Para predicar el evangelio a los pobres;
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón,
Proclamar la libertad a los cautivos
Y la recuperación de la vista a los ciegos,
Para poner en libertad a los oprimidos;

 

Lucas 4:38-40

Entonces Jesús se levantó y salió de la sinagoga, y entró en casa de Simón. La suegra de Simón tenía una gran fiebre; y le rogaron por ella. E inclinándose hacia ella, reprendió a la fiebre; y la fiebre la dejó, y levantándose ella al instante, les servía.

 

Lucas 6:19

Y toda la multitud trató de tocarlo, porque salió de Él poder y los sanó a todos.

 

Lucas 8:41-55

Y he aquí, vino un hombre llamado Jairo, y era un jefe de la sinagoga. Y cayendo a los pies de Jesús, le rogó que fuera a su casa, porque tenía una hija única de unos doce años, y ella se estaba muriendo. Pero a medida que avanzaba, las multitudes lo apretujaban.
Ahora bien, una mujer, teniendo un flujo de sangre durante doce años, que había gastado todo su sustento en médicos y no podía ser sanada por ninguno, vino por detrás y tocó el borde de Su manto. E inmediatamente su flujo de sangre se detuvo. Jesús les dijo: «¿Quién me ha tocado? Cuando todos lo negaron, Pedro y los que estaban con él dijeron: «Maestro, las multitudes se apiñan y te presionan, y tú dices: «¿Quién me ha tocado? Jesús le dijo: «Alguien me ha tocado, porque he percibido que poder y virtud ha salido de mí».
Viendo la mujer que había sido descubierta, se acercó temblando, y postrándose delante de él, le dijo en presencia de todo el pueblo el motivo por el cual le había tocado y cómo había sido sanada de inmediato. Él le dijo: «Hija, anímate; tu fe te ha salvado. Vete en paz.»
Mientras hablaba, vino alguien del jefe de la casa de la sinagoga y le dijo: «Tu hija ha muerto». No molestes al Maestro». Pero Jesús, al oírlo, le respondió: «No temas; sólo cree, y ella sanará». Cuando entró en la casa, no permitió que entrara nadie excepto Pedro, Santiago y Juan, y el padre y la madre de la niña. Y todos lloraban y se lamentaban por ella; pero Él dijo: «No llores; no está muerta, sino durmiendo». Y lo ridiculizaron, sabiendo que ella estaba muerta. Pero Él los puso a todos fuera, la tomó de la mano y llamó, diciendo: «Niña, levántate». Entonces su espíritu regresó, y ella se levantó inmediatamente. Y ordenó que se le diera de comer.

 

Lucas 9:1,2

Luego reunió a sus doce discípulos y les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para curar enfermedades. Los envió a predicar el reino de Dios y a sanar a los enfermos.

 

Lucas 9:11

Pero cuando las multitudes lo supieron, le siguieron; y Él los recibió y les habló del reino de Dios, y sanó a los que estaban enfermos.

 

Juan 5:1-9

Después de esto hubo una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y hay en Jerusalén, junto a la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, que tiene cinco pórticos. En ellos yacía una gran multitud de enfermos, ciegos, cojos, paralíticos, esperando el movimiento del agua. Porque un ángel bajaba a cierta hora al estanque y agitaba el agua; entonces el que se metía primero, después de agitar el agua, era curado de cualquier enfermedad que tuviese.
Y había allí un hombre que tenía una enfermedad de treinta y ocho años. Jesús, al verlo tumbado allí, y sabiendo que ya llevaba mucho tiempo en esa situación, le dijo: «¿Quieres que ser sano? Le respondió el enfermo: «Señor, no tengo a nadie que me meta en el estanque cuando el agua se agita; pero mientras yo vengo, otro baja delante de mí». Jesús le dijo: «Levántate, toma tu lecho y anda». Y al instante el hombre se sanó, tomó su lecho y caminó. Y ese día era sábado.

 

Hechos 3:2-8

Y fue llevado un hombre cojo desde el vientre de su madre, a quien ponían diariamente a la puerta del templo que se llama La Hermosa, para pedir limosna a los que entraban en el templo; el cual, viendo a Pedro y a Juan a punto de entrar en el templo, pidió limosna. Y Pedro y Juan fijando los ojos en él, dijo: «Míranos». Así que les prestó atención, esperando recibir algo de ellos. Pedro le dijo: «No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te lo doy a ti: En el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y camina». Y tomándolo por la mano derecha, lo levantó, y al instante sus pies y tobillos recibieron fuerza. Así que él, saltando, se levantó y caminó y entró en el templo con ellos, caminando, saltando y alabando a Dios.

 

Hechos 5:16

También una multitud se reunió de las ciudades circundantes a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados por espíritus inmundos, y todos fueron sanados.

 

Hechos 14:8-10

Y en Listra estaba sentado un hombre sin fuerza en los pies, lisiado desde el vientre de su madre, que nunca había caminado. Este hombre oyó hablar a Pablo. Pablo, observándolo atentamente y viendo que tenía fe para ser sanado, dijo en voz alta: «Levántate derecho sobre tus pies». Y él saltó y caminó.

 

Hechos 19:11,12

Pero Dios hizo milagros inusuales por las manos de Pablo, de tal manera que aun pañuelos o delantales fueron llevados de su cuerpo a los enfermos, y las enfermedades los abandonaron y los espíritus malignos salieron de ellos.

 

II Corintios 4:7-10

Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios y no de nosotros. Estamos apretados por todas partes, pero no aplastados; estamos perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos; siempre llevando en el cuerpo la muerte del Señor Jesús, para que la vida de Jesús también se manifieste en nuestro cuerpo.

 

I Tesalonicenses 5:23

Y que el mismo Dios de paz os santifique por completo [separándoos de las cosas profanas, haciéndoos puros y enteramente consagrados a Dios]; y que vuestro espíritu, alma y cuerpo sean sanos y completos[y hallados] irreprensibles en la venida de nuestro Señor Jesucristo (el Mesías). (AMP)

 

Santiago 5:14-16

¿Alguno de ustedes está enfermo? Que llame a los ancianos de la iglesia, y que oren por él, ungiéndolo con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará. Y si ha cometido pecados, será perdonado. Confesad vuestras ofensas los unos a los otros, y orad los unos por los otros, para que seáis sanados. La oración eficaz y ferviente del justo sirve de mucho.

 

I Pedro 2:24

El cual llevó él mismo nuestros pecados en su propio cuerpo sobre el madero, para que nosotros, habiendo muerto a los pecados, vivamos para la justicia, por cuyas heridas fuisteis sanados.

 

III Juan 2

Amado, yo deseo sobre todas las cosas que prosperes y que tengas salud, así como prospera tu alma. (KJV)

 

Sanación y Plenitud para las Necesidades Espirituales y Emocionales

Salmo 103:2,3,5

Bendice alma mía a Jehová
Y no olvides todos Sus beneficios:
Que perdona todas tus iniquidades,
Que cura todas tus enfermedades,
Que satisface tu boca con cosas buenas,
Para que tu juventud se renueve como la del águila

 

Salmo 147:3

Cura a los quebrantados de corazón
Y les cura las heridas.

 

Proverbios 12:18

Las palabras imprudentes penetran como una espada,
pero la lengua del sabio trae sanidad. (NIV)

 

Proverbios 16:24

Las palabras amables son como miel dulce para el alma y saludable para el cuerpo. (NLT)

 

Proverbios 18:21

La muerte y la vida están en el poder de la lengua,
Y los que lo aman comerán su fruto.

 

Isaías 53:5

Pero Él fue herido por nuestras transgresiones,
Él fue molido por nuestras iniquidades;
El castigo por nuestra paz fue sobre él,
Y por sus heridas fuimos sanados.

 

Isaías 58:8

Entonces tu luz estallará como la mañana,
Tu sanidad brotará rápidamente,
Y tu justicia irá delante de ti;
La gloria de Jehová será tu retaguardia.

 

Isaías 61:1

«El Espíritu del Señor está sobre mí,
Porque el SEÑOR me ha ungido
para Predicar las buenas nuevas a los pobres;
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón,
Para proclamar la libertad a los cautivos,
Y la apertura de la cárcel a los que están atados;

 

Jeremías 17:14

Sáname, oh Jehová, y seré sano;
Sálvame, y seré salvo,
Porque Tú eres mi alabanza.

 

Lucas 4:18

«El Espíritu del Señor está sobre mí,
Porque Él me ha ungido
Para predicar el evangelio a los pobres;
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón,
Proclamar la libertad a los cautivos
Y dar vista a los ciegos,
Para poner en libertad a los oprimidos;

 

Juan 3:16,17

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

 

Juan 4:7-15

Una mujer de Samaria vino a sacar agua. Jesús le dijo: «Dame de beber». Porque sus discípulos se habían ido a la ciudad a comprar comida. La mujer de Samaria le dijo: «¿Cómo es que tú, siendo judío, me pides de beber, siendo yo una mujer samaritana? Porque los judíos no tienen trato con los samaritanos. Respondió Jesús y le dijo: «Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: «Dame de beber», se lo habrías pedido, y él te habría dado agua viva».
La mujer le dijo: «Señor, no tienes con qué sacar agua, y el pozo es profundo. ¿De dónde, pues, sacas el agua viva? ¿Eres tú más grande que nuestro padre Jacob, que nos dio el pozo y bebió él mismo, así como sus hijos y su ganado?
Respondió Jesús y le dijo: «El que beba de esta agua, volverá a tener sed; mas el que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás. Pero el agua que yo le daré se convertirá en una fuente de agua que salta a la vida eterna».
La mujer le dijo: «Señor, dame esta agua, para que no tenga sed, ni venga aquí a sacar».

 

Juan 11:25,26

Jesús le dijo: «Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Puedes creerlo?»

 

II Corintios 5:17

Por tanto, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

 

I Tesalonicenses 5:23

Y que el mismo Dios de paz os santifique por completo [separándoos de las cosas profanas, haciéndoos puros y enteramente consagrados a Dios]; y que vuestro espíritu, alma y cuerpo sean sanos y completos [y hallados] irreprensibles en la venida de nuestro Señor Jesucristo (el Mesías). (AMP)

 

I Pedro 2:24

El cual llevó él mismo nuestros pecados en su propio cuerpo sobre el madero, para que nosotros, habiendo muerto a los pecados, vivamos para la justicia, por cuyas heridas fuisteis sanados.

 
Sanidad y plenitud para las dificultades financieras

Génesis 8:22

Mientras la tierra permanezca, la siembra y la cosecha, el frío y el calor, el invierno y el verano, y el día y la noche no cesarán.

 

Salmo 103:2,3,5

Bendice a Jehová, alma mía,
Y no olvides todos Sus beneficios:
Que perdona todas tus iniquidades,
Que cura todas tus enfermedades,
Que satisface tu boca con cosas buenas,
Para que tu juventud se renueve como la del águila

 

Proverbios 3:9,10

Honra a Jehová con tus riquezas, con las primicias de todas tus cosechas; entonces tus graneros se llenarán de abundancia, y tus lagares rebosarán de vino nuevo. (NIV)

 

Isaías 61:1

«El Espíritu del Señor DIOS está sobre mí,
Porque el SEÑOR me ha ungido para
Predicar la buena nueva a los pobres;
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón,
Para proclamar la libertad a los cautivos,
Y la apertura de la prisión a los que están atados;

 

Jeremías 17:14

Sáname, oh Jehová, y seré sano;
Sálvame, y seré salvo,
Porque Tú eres mi alabanza.

 

Malaquías 3:10,11

Trae todos los diezmos al alfolí,
Para que haya comida en mi casa,
Y pruébame ahora en esto,»
Dice el SEÑOR de los ejércitos,
«Si no te abro las ventanas del cielo
Y derramaré sobre ti tal bendición
Que no habrá espacio suficiente para recibirlo. Y reprenderé al devorador por tu bien,
Para que no destruya el fruto de tu tierra,
Y la vid no dejará de dar fruto para vosotros en el campo».
Dice el SEÑOR de los ejércitos;

 

Lucas 4:18

«El Espíritu del Señor está sobre mí,
Porque Él me ha ungido
Para predicar el evangelio a los pobres;
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón,
Proclamar la libertad a los cautivos
Y la recuperación de la vista a los ciegos,
Para poner en libertad a los oprimidos;

 

Lucas 6:38

Si das, recibirás. Su regalo regresará a usted en su totalidad, apretado, agitado para hacer espacio para más, y rebosante. Cualquiera que sea la medida que uses para dar -grande o pequeño- se usará para medir lo que se te devuelve. (NLT)

 

Filipenses 4:19

Y mi Dios suplirá toda vuestra necesidad conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

 

III Juan 2

Amado, yo deseo sobre todas las cosas que prosperes y que tengas salud, así como prospera tu alma. (KJV)


Originalmente compilado para Envió su Palabra y los Sanó CD por Richard y Lindsay Roberts. Visite la Librería si desea solicitar este producto.