BAUTISMO DE ESPÍRITU SANTO

Juan el Bautista dijo estas palabras refiriéndose a un regalo de Dios que podemos pedir y recibir después de haber nacido de nuevo. Está disponible para todos los creyentes… no sólo para la Iglesia primitiva. Y la salvación es el único requisito. Si le has pedido a Jesús que entre a tu corazón como tu Señor y Salvador entonces simplemente oras y le pides a Dios que te llene con Su Espíritu. No tienes que esperar hasta que seas lo suficientemente espiritual.

La Persona del Espíritu Santo toma residencia en usted en el momento de la salvación. Sin embargo, la evidencia inicial de que usted ha recibido el bautismo del Espíritu Santo es su habilidad para hablar en lenguas o en un nuevo «lenguaje de oración». Algunas personas reciben el Bautismo del Espíritu Santo y comienzan a hablar en su nuevo idioma en el momento de la salvación. Pero para la mayoría, es un evento subsecuente a medida que usted crece en el Señor y desea tener más de Él en su vida. Este nuevo lenguaje celestial te ayuda a hablar con Dios desde lo más profundo de tu corazón, diciéndole lo que eres incapaz de expresar plenamente con tu lenguaje natural. Puede venir en pasos de bebé al principio o puede venir de una sola vez. Pero da un paso de fe, enfoca tu mente en Dios y pídele ayuda para liberar tu lenguaje de oración. Abra su boca y permita que el Espíritu Santo le llene con palabras que vayan directamente a Dios. Puede sonar extraño a tus oídos, pero Él entenderá lo que estás diciendo aunque no lo hagas porque el Espíritu Santo está intercediendo por ti. (Ver 1 Corintios 14:2 y Romanos 8:26-27.)

Orar en el Espíritu – o en su lenguaje de oración – es una decisión que usted toma. Es un lenguaje de oración devocional diario que todo creyente nacido de nuevo tiene el derecho de usar. Sin embargo, es un acto de su voluntad y usted siempre tiene el control. El apóstol Pablo dijo, Yo oraré con el espíritu, y también oraré con el entendimiento (1 Corintios 14:15). El Espíritu Santo está listo para hablar a través de usted en cualquier momento que usted lo desee, pero Él es un caballero y nunca lo forzará a hacer algo que usted no esté listo para hacer.

También es importante pedirle a Dios la interpretación de lo que has estado orando cuando oras en el Espíritu. Creo que la interpretación ilumina nuestras mentes. Es Dios dándonos la revelación y las respuestas que necesitamos. No es una traducción literal palabra por palabra de lo que se ha dicho. Pero recibes comprensión de una manera que antes no la tenías. Es Dios ayudándote a saber qué hacer en la situación por la que estás orando.

Una persona puede ser salva e ir al cielo sin recibir este Bautismo. Sin embargo, es una experiencia valiosa que puede ayudarle a ser más eficaz en su caminar cristiano. Experimentarás más del poder de Dios en tu vida diaria y te volverás más audaz en tu testimonio para Él. «Pero recibirás poder cuando el Espíritu Santo venga sobre ti. Y vosotros seréis mis testigos, hablando de mí a la gente en todas partes: en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra» (Hch 1, 8). Somos embajadores de Dios y el Espíritu Santo nos ayuda a cumplir Su voluntad en la tierra, así como lo es en el cielo.