I Need Prayer
Donate Now
Oral Roberts Ministries

Las grandes obras en la cotidianidad de la vida

By Lindsay Roberts

Mi suegra, Evelyn Roberts, tenía un dicho que siempre recordaré. Ella dijo que Dios le hablaba en la cotidianidad de la vida. Ella llegó a esta revelación después de hablar con el Señor acerca de cómo su esposo, Oral, llegó a ir por todo el mundo en el ministerio mientras ella se quedaba en casa. Verás, ella siempre quiso ser misionera, pero fue Oral quien viajó.

El Señor le dijo: “No, Evelyn, tú no vas como va Oral, sino que yo te hablaré en la cotidianidad de la vida. Y tomarás lo que yo diga en tus actividades diarias.”

¡Esa palabra liberó a Evelyn! Llevaba el Evangelio y su fe a la tienda de comestibles. Lo llevaba a la puerta principal, al teléfono y a la oficina de correos. Se convirtió en una pequeña misionera en su comunidad y nunca dejó de llevar el Evangelio a todas partes.

Creo que todos tenemos un lugar para ser enviados. Puede ser a un miembro de la familia o a un vecino. Podemos llevar el Evangelio al hospital local, a nuestro edificio de apartamentos o a la calle, o a donde Dios nos diga que vayamos.

Parte de nuestra Campaña de Obras Mayores incluye ayudar a los creyentes a llevar el Evangelio a sus comunidades. Queremos compartir con ustedes los mismos materiales que estamos compartiendo con ministros en naciones subdesarrolladas a través de nuestra tabla de Grandes Obras.

El Ministerio Oral Roberts comenzó en 1947, y a través de los años, Oral creó un increíble volumen de libros, comentarios bíblicos, sermones, notas de enseñanza y mucho más. Y antes de irse a casa para estar con el Señor, nos dijo a Richard y a mí que lleváramos la mayor cantidad posible de estos recursos a las manos de la gente, para llevar el Evangelio por todo el mundo.

Cuando comencé a ver todo lo que Oral, Evelyn, Richard y yo creamos a lo largo de los años, me di cuenta de que no podíamos mantenerlo sólo para nosotros mismos. Estos recursos son tan poderosos en la Palabra! Contienen enseñanzas bíblicas que pueden continuar liberando a la gente hasta que el Señor venga.

A veces estoy en la televisión, a veces en casa, a veces en el supermercado y a veces en otro país. Entonces, ¿por qué querría hablar de las Grandes Obras en tu vida diaria? Porque siento que no se trata de adónde vamos o qué hacemos. Creo que se trata de obediencia. Todo se reduce a obedecer a Dios en las cosas grandes, pequeñas y cotidianas.

Veo personas que necesitan milagros y creen que Dios quiere que los creyentes sean de alguna manera Su mano y Su corazón extendido para alcanzar a otros necesitados en la cotidianidad de sus vidas. Y así como me siento tan apasionada por esto, quiero que lean lo que sucedió cuando una Socia de Oral Roberts Ministries llamada Virginia, en la cotidianidad de su vida, tomó estas enseñanzas bíblicas y cómo Dios la guió a ministrar en la cotidianidad de su vida.

Creo que Dios no hace acepción de personas y lo que le pasó a Virginia puede pasarle a cualquiera que esté dispuesto a ser guiado por Dios.

Impulsado por el Espíritu Santo

“Escuché un comercial de radio que decía ‘El Ministerio de Sanidad de Jesús’, una clase en la Escuela de Milagros Richard Roberts. Estoy tan agradecida de haber asistido a la clase. Mientras estudiaba, el Espíritu Santo me obligó a ministrar a la gente de varias maneras que no había hecho antes.

Una anciana llamada Nellie vivía en nuestro edificio y no era cristiana. Tuve la oportunidad de llevarla a Cristo, y ella rezó la oración del pecador conmigo”..”

–Virginia Covington, Oklahoma